Petroglifos de Kalina


Unos ocho kilómetros al sur del Alero de Taira, está Calina Oeste, un campamento al aire libre formado por varios restos de viviendas de planta circular y muros de piedra. Se cree que sus ocupantes eran cazadores que estaban iniciando la domesticación de camélidos mediante la captura y el amansamiento de especies salvajes, como el guanaco. El paredón rocoso que existe a pocos metros de las viviendas, presenta más de 20 paneles de arte rupestre con hermosas representaciones de camélidos naturalistas como único tema. 

Los petroglifos fueron realizados mediante finas incisiones y siempre muestran a estos animales de perfil, con cabeza triangular, oreja vertical o inclinada hacia atrás, sólo dos extremidades y, por lo general, sin indicación de patas. Este estilo ha sido reconocido en otros 18 sitios de las proximidades, en Lasana, en la cuenca alta del río Salado y en Puripica, cerca de San Pedro de Atacama.

Es evidente en las imágenes la preocupación de sus autores por la fecundidad de los camélidos. Varios paneles muestran hembras con fetos en el vientre, algunas con la cabeza vuelta hacia atrás, gesto típico de estos animales en el momento del alumbramiento. Así, las representaciones se relacionarían con creencias sobre el poder simbólico de los petroglifos para garantizar la multiplicación de los incipientes rebaños. 

Como la época de parición es en verano, la representación de hembras en avanzado estado de gravidez pareciera indicar que los ritos propiciatorios ocurrían poco antes y que las madres daban a luz en lugares como Calina Oeste

Los petroglifos datan de Aproximadamente 2500-1600 a.C.y están asentados en el curso superior del río Loa, II Región de Antofagasta.

(Fuente: Chileprecolombino)