Huiro



El "huiro", llamado científicamente Macrocystis pyrifera, es una de las algas más abundantes y conocidas de nuestras costas. Es común encontrarlo cuando se camina por el litoral.

Los grandes tallos del huiro pueden alcanzar un par de decenas de metros y están provistos de frondas (hojas de las plantas inferiores) que salen de los tallos a espacios regulares. Cada una de estas frondas tiene en su base un pequeño flotador relleno con gas, lo que permite que los largos tallos del huiro salgan desde el fondo marino y floten hasta la superficie, donde suelen formar enormes manchas por donde es difícil desplazarse en bote.

El huiro es un alga muy importante en el ecosistema litoral, ya que proporciona refugio a numerosas especies y alimento a otras, destacando los panchotes o jaibas del huiro (Taliepus dentatus y T. marginatus), de largas patas y de color café, además de erizos y moluscos, entre otros.

Una vez desarraigado y en la playa, el huiro es consumido, de preferencia, por crustáceos, como la pulga saltarina (Orchestoidea tuberculata), y algunos insectos, en especial dípteros y coleópteros.