Centolla




La centolla (Lithodes antarctica) y el centollón (Paralomis granulosa) son crustáceos de gran valor y muy apetecidos, propios de los mares australes, de desplazamiento muy lento y de tamaños que suelen sobrepasar los 60 centímetros de diámetro.

Por su excesiva explotación, muchos de los crustáceos comerciales han bajado sus niveles poblacionales y varios están en Peligro de Extinción, como es el caso de la centolla. Los crustáceos habitan en distintas zonas, algunos cercanos al litoral en áreas afectadas por las mareas; otros viven a grandes profundidades. Algunos crustáceos típicos chilenos son los camarones, jaibas, centollas, langostas y langostinos. En la zona antártica se desarrolla el krill. Camarones Entre los camarones destaca el camarón nailon (Heterocarpus reedi) que habita en fondos de arena o fangosos hasta profundidades de 500 o 600 metros. Se le encuentra entre Tarapacá y la Región del Biobío. Es un crustáceo que tiene gran aceptación en el comercio, ya sea en fresco o congelado. Fuente: Instituto de Fomento Pesquero (IFOP) Jaibas Son crustáceos que se alimentan de animales muertos, lo que sirve para limpiar los fondos marinos, pero que es un riesgo para los consumidores. Existen muchas especies, entre ellas la jaiba mora (Homalaspis plana) que se extiende en todo el territorio y la jaiba marmola (Cancer edwardsi), que es la que se extrae en mayores volúmenes, especialmente en las regiones X y XI. En las cocinerías típicas de las caletas de pescadores se dice que la jaiba es la centolla del pobre y que tiene mejor sabor que ella. Centolla (Lithodes santolla) Es un crustáceo típico de los mares australes, entre las regiones X y XII, muy apreciado por su carne. Vive entre los 80 y 100 metros de profundidad. Puede alcanzar hasta medio metro de tamaño, incluyendo sus patas. El lugar de mayor extracción de centollas se encuentra en la Región de Magallanes, allí se faena de modo que ésta puede ser exportada en forma entera y congelada y también se hacen enlatados con las distintas presas de ella