Petroglifos Valle del Encanto


El Valle del Encanto es un lugar ubicado en la Cuarta Región de Chile a aproximadamente 20 km al poniente de la ciudad de Ovalle, que destaca por tener diversos vestigios arqueológicos de varias culturas prehispánicas: petroglifos y pictografías característicos de la cultura Molle -500 a 700 DC-, así como rastros de grupos cazadores de en torno al 2000 aC.

Fue descubierto en 1946 y declarado Monumento Histórico en categoría de Monumento Arqueológico en 1973.

Entre los petroglifos existen algunos tallados en bajo relieve y otros en que solo se eliminó el óxido superficial de la roca y pueden ser menos visibles que los anteriores.

Dependiendo de la hora del día, algunos dibujos pueden ser más claros que otros. Cerca del medio día todas las figuras pueden apreciarse mejor.

Los más notables son las "piedras tacitas" - piedras con perforaciones del tamaño de una taza de café-, de las que se cree que eran utilizadas para guardar y moler alimentos; en algunas piedras se pueden encontrar más de 10 perforaciones y si se sigue la corriente de un pequeño río que recorre el valle, estas perforaciones van creciendo de profundidad y diámetro hasta llegar a convertirse en pozones en los que entran una o dos personas en él.

Otro punto de interés arqueológico es el dibujo de una persona en una gran roca con un "sol" a su lado. este dibujo ha sido objeto de diversas interpretaciones, incluso de estudiosos del fenómeno OVNI, ya que la cabeza de la figura tendría un "casco" puesto (con antenas y todo).

¿Cómo llegar?

Se accede desde Ovalle por la ruta D-45 (ruta de ingreso a Ovalle por la ruta 5 desde el sur), km 19. Desde ahí, se toma desvío hacia el sur, y por camino ripiado de 5 km se encuentra la entrada a este monumento nacional.

Cuenta en su interior con estacionamiento para vehículos, áreas de pic-nic y senderos señalizados para llegar a los tres sectores en que están ubicados los petroglifos, pictografías y piedras tacitas