El Pavo

El Pavo Para bailarlo los hombre y mujeres se toman de las manos formando una rueda. El bailarín que quede solo se coloca al centro de la rueda y es el llamado Pavo. La misión de él es buscar una compañera y una vez que la ha encontrado, cede su lugar a quién se la quitó. La operación se repite hasta que todos han bailado. El paso es escobillado y redoblado.